La moneda de Castilla y León


LA RECONQUISTA
El Reino de Asturias fue el primer núcleo de resistencia que se estableció en la Península. Si se acepta la tradición divulgada por los mozárabes, fue fundado por don Pelayo, noble visigodo hijo del duque Favila y espatario de don Rodrigo, en año 718, a su regreso del exilio en Córdoba a donde Manuza, el gobernador musulmán del territorio, lo había desterrado por oponerse a que contrajera matrimonio con su hermana.
Tras la victoria sobre los musulmanes en la batalla de Covadonga (718 o 722, según versiones), los astures dominaban un pequeño territorio en las montañas del que surgirá el Reino de Asturias. Este territorio no nació como sucesor del reino visigodo, al menos al principio, sino como un movimiento de resistencia indígena ante el invasor, tal como el que astures y cántabros habían mantenido frente al dominio de Roma.
Tras Pelayo y su hijo Favila, muerto por un oso, Alfonso I, yerno de Pelayo e hijo de Pedro, duque de Cantabria, inició la expansión del pequeño territorio extendiéndolo desde los dominios vascones hasta Galicia. Hacia el sur, realizó continuas incursiones por el valle del Duero provocando, según Claudio Sánchez Albornoz, el despoblamiento estratégico de la Meseta como protección contra futuros ataques musulmanes, y llevando a sus pobladores hacia las zonas más seguras del Norte.
La influencia de estos inmigrantes, más la de los procedentes del sur, huidos de al-Ándalus, irá impregnando al reino asturiano de la cultura mozárabe que conjugaba aspectos visigodos y árabes.
Los musulmanes consideraban a Alfonso I como el fundador del reino, ya que para ellos la mítica batalla de Covadonga fue una simple escaramuza en una de las expediciones de castigo que periódicamente organizaban contra los indígenas de las montañas, tratando de contener el pillaje, que tanto astures como cántabros, realizaban en los territorios dominados por el Islam.
Fuela I consolidó los dominios de su padre, Alfonso I, y tras su asesinato comenzó una época confusa con los reinados de Aurelio, instigador del magnicidio, Silo, Mauregato, a quien la leyenda atribuyó el tributo de las cien doncellas y Bermudo I, llamado el Diácono, en la que, posiblemente, el reino astur fuera tributario del Emirato cordobés.
El largo reinado de Alfonso II, el Casto, terminó con el período de paz relativa mantenido por los monarcas anteriores. Estableció la capital en Oviedo y, tras el hallazgo del sepulcro de Santiago, se inició la peregrinación jacobea que unió el reino de Asturias con el franco de Carlomagno. En este reinado se sitúa la leyenda de Bernardo de Carpio, hijo de Jimena hermana del rey, vencedor del franco Roldán en el paso de Roncesvalles. También apareció el arte prerrománico asturiano que alcanzó su apogeo bajo Ramiro I, con la edificación del palacio de Santa María del Naranco.

ca-Sin título-1
Palacio de Santa María del Naranco.

Ramiro I libró la legendaria batalla de Clavijo en la que derrotó a las tropas musulmanas con la ayuda de Santiago apóstol. Ordoño I repuebló Astorga, León y Tuy y con Alfonso III, hijo de Ordoño, el reino de Asturias alcanzó su máxima extensión.
El testamento de Alfonso III, llamado el Magno, dividió el territorio entre sus hijos, otorgando León a García I, Galicia a Ordoño II y Asturias a Fruela II. A la muerte sin descendencia de García I, Ordoño II unió Galicia y León trasladando la capital desde Oviedo a León quedando fundado el nuevo reino que englobará al de Asturias, puesto que Fruela II reconoció la primacía del reino leonés.

REINO DE LEÓN
A la muerte de García I, sin descendencia, los nobles proclamaron rey a Ordoño y al morir éste, su hermano Fruela se autoproclamó rey en contra de los deseos de la nobleza. Cuando una conjura se disponía de derrocarlo murió víctima de la lepra. Con Fruela II, llamado el Leproso, se inició un período de convulsiones con enfrentamientos entre los aspirantes a la corona, contra el condado de Castilla deseoso de independizarse, contra Navarra por los conflictos territoriales y contra los musulmanes para consolidar el dominio sobre el valle del Duero.
El Reino de León se expandió hasta el Sistema Central, pero la falta de repobladores hizo que, en realidad, fuera una tierra de nadie.
Quizá lo más relevante de la época, aparte episodios guerreros como la batalla de Catalañazor, fuera el Concilio convocado en León por Alfonso V, que concluyó con la dotación de unos fueros, que se reconocen como los más importantes de la España medieval y que valieron al rey el sobrenombre de “el de los Buenos Fueros”. Apareció el llamado arte leonés y alcanzaron un gran desarrollo de los sistemas administrativos.

EL CONDADO DE CASTILLA
En el siglo VIII se utilizaba ya el término Castilla aplicado al territorio comprendido entre el río Duero y la Cordillera Cantábrica. El primer documento que habla de Castilla es árabe y data del año 759. Los eruditos consideran que Castilla es la traducción del hebreo “turmogi” que significa “alturas pobladas de castillos”.
Castilla, probablemente, nació como zona defensiva del reino de León para prevenir los ataques musulmanes procedentes de valle del Ebro. Ocupaba la zona ubicada al sur del territorio cántabro y estaba habitada por los várdulos tras ser expulsados de sus dominios por la expansión vascona. Pronto se edificaron fortalezas que albergaban a las guarniciones de la frontera. La población estaba constituida por autóctonos y vascones que aceptaban defender el territorio a cambio de tierras. Sólo se les exigía que poseyeran caballo y armas para oponerse a los ataques musulmanes. Más tarde, se constituyeron una serie de condados, regidos por el de Burgos, que eran dependientes del reino de León. Se tienen noticias de los condes de Burgos Nuño Nuñez, Rodrigo, Diego Rodríguez. Estuvo bajo el poder de León hasta que el conde Fernán González proclamó la independencia en el año 943, durante el reinado de Ramiro II en León, aunque no fuera reconocida hasta que subió al trono Ordoño IV, llamado el Malo.
A la muerte del conde García Sánchez, sin descendencia, Sancho III, el Mayor, rey de Navarra, adquirió Castilla por herencia. A su muerte (1035) heredó el condado su hijo Fernando, casado con Sancha, hermana de Bermudo III de León. Al estallar la guerra entre Castilla y Navarra por una parte y León por otra y morir Bermudo III, sin descendencia, en la batalla de Tamarón, Fernando se apodera del reino de León invocando los derechos de su esposa, quedando unidos así ambos territorios.

LA ECONOMÍA DE LOS REINOS CRISTIANOS
Los pequeños núcleos de resistencia, nacidos en las montañas del Norte tras la invasión musulmana, poseían una economía casi a nivel de subsistencia. No se llegaba a la situación de economía natural (trueque) porque, según Sánchez Albornoz, existía tras ella el modelo económico monetarista visigótico y a que el incipiente reino de Asturias mantuvo contactos con la Europa carolingia.
Mientras los territorios de la resistencia cristiana fueron las zonas montañosas predominó la ganadería sobre la agricultura y, sobre ambas, el pillaje en busca y captura de botín. El comercio era de ámbito local, o como mucho regional, y sólo los nobles eran propietarios de objetos de lujo procedentes de al-Ándalus.
En este contexto no existía moneda de emisión propia y la que se utilizaba en las escasas transacciones comerciales era la musulmana, la carolingia y los restos circulantes de moneda visigoda.
El desarrollo económico iniciado en el siglo XI incrementó las actividades comerciales y la utilización de la moneda como forma de pago. Básicamente existían dos tipos de moneda: la de metal precioso (oro y plata) y la de vellón (aleación de plata y cobre). La Ley de la moneda de vellón venía dada por la proporción de metal precioso que contenía en relación con su peso total.
El denario romano hizo por entonces su reaparición con la denominación de dinero. Al principio el contenido de plata del dinero era muy elevado, pero después su valor y su ley fueron cambiando pasando a ser de vellón y a partir del siglo XV de cobre. Se acuñaron dineros en Castilla, Aragón, Cataluña, Navarra, etc. recibiendo distintos nombres según en donde se emitían. Como moneda fraccionaria se acuñaba el óbolo, que valía medio dinero y que también fue conocido con el nombre de meaja en Cataluña.

Fernando I, el Magno (1035-1065) fue el primer rey que acuñó moneda propia.

ca-Sin título-2
Dinero de Fernando I

Alfonso VI, el Bravo, rey de Castilla y León (1073-1109), fundó cecas en Toledo y León, donde se acuñaron dineros y óbolos.

ca-Sin título-3
Dinero Alfonso VI ceca Toledo
Anverso.: Cruz patada con ley. ANFVS REX alrededor.
Reverso: Dos estrellas y dos roeles entre una gráfila circular de puntos. Una cruz y TOLETVN alrededor.

ca-Sin título-4
Óbolo Alfonso VI ceca León
Anverso: Un castillo y un león y la inscripción ANFUS REX.
Reverso: Cruz patada y LEO CIVITAS (nombre de la ceca).

En el siglo XII, Castilla y León adoptaron el sistema monetario musulmán basado en el oro, aunque continuaron acuñándose monedas de vellón.

Tanto en el reinado de doña Urraca y Alfonso I, el Batallador, como en los de Alfonso VII, el Emperador, y el de Sancho III, el Deseado, se acuñaron dineros y óbolos.

ca-Sin título-5 ca-Sin título-6
Dinero de doña Urraca (1109-1126) acuñado en León
Anverso: La leyenda VRACA RE rodea el busto de la reina esquematizado con el cabello suelto y una diadema.
Reverso: La leyenda TOLETVO en torno a una cruz patada.

ca-Sin título-7 ca-Sin título-8
Dinero de Alfonso I, el Batallador, acuñado en Toledo (1109-1126)
Anverso: Busto de Alfonso I con leyenda ANFVS REX alrededor entre doble gráfila de puntos.
Reverso: Cruz patada con estrella en cuarteles 1 y 3. Leyenda TOLLETA alrededor entre doble gráfila de puntos.

ca-Sin título-9
Dinero de Alfonso VII (1126-1157) acuñado en León
Anverso: Leonis (nombre de la ceca)
Reverso: IMPERATOR y cruz patada

ca-Sin título-10
Óbolo de Alfonso VII (1126-1157) acuñado en León
Anverso: Cruz patada con pie largo sobre un calvario
Reverso: IMPERATOR y cruz patada

Alfonso VII, el Emperador, dividió el reino entre sus hijos, dejando Castilla a Sancho y León a Fernando.

ca-Sin título-11 ca-Sin título-12
Dinero de Sancho III (1157-1158) acuñado en Toledo
Anverso: Busto
Reverso: Cruz patada

En la segunda mitad del siglo XII se acuñaron los primeros maravedíes en oro por Alfonso VIII de Castilla (1158-1214) y Fernando II de León (1157-1188), con leyendas en árabe y castellano. El maravedí era una moneda de origen árabe que fue acuñada por primera vez por los almorávides. Sufrió diversas devaluaciones hasta llegar a ser de vellón en tiempos de los Reyes Católicos.
El nombre proviene de “morabitis”, devotos a Dios, calificación dada por Abd Allah-ben-Yasim a los almorávides.

ca-Sin título-13
Maravedí de oro de Alfonso VIII Toledo 1230
Imitación del dinar de oro de al-Ándalus

ca-Sin título-14
Dinero de Alfonso VIII (1158-1170) acuñado en Toledo.
Anverso REX ALFOISUS y cruz con roeles en el 2º y 4º cuartel
Reverso: TOLETA figura del rey de pie con espada en alto

ca-Sin título-15
Óbolo de Alfonso VIII (1158-1214) emitido en Toledo.
Anverso: ANFUS REX cabeza desnuda
Reverso: TULETUA busto coronado con espada

El rey Alfonso IX, rey de León y de Galicia, acuñó maravedíes de oro y dineros y óbolos de vellón.

ca-Sin título-16
Maravedí de Alfonso IX (1188-1230) Salamanca.
Anverso: ALFONSVS:DEI:GRATIA:REX
Reverso: INNE PATRIS T FLI T SPS SCI.

ca-Sin título-17 ca-Sin título-18
Dinero de Alfonso IX (1188-1230)
Anverso: Cruz floreada con venera en cuarteles y la leyenda: ANFONS REX
Reverso: León. Cruz potenzada y estrella de cinco puntas encima a la izquierda y la leyenda: LEO

Los maravedíes de oro dejaran de acuñarse en el siglo XIII pasando a ser unidad de cuenta.

La dobla era una moneda de oro castellana conocida también como castellano o cruzado. Existían distintas monedas con el nombre de dobla. Así se llamaban doblas mayores aquellas que valían 4, 8 o más doblas. La dobla almohade equivalía a dos dinares y se utilizó en al-Ándalus hasta la caída del reino nazarí. En los reinos cristianos se llamó dobla baladí a la emitida por los reyes alhamares granadinos. Las doblas emitidas por los almohades y nazaríes eran denominadas en los reinos del norte como doblas de cinco rayas por el número de líneas que tenía su leyenda y también como doblas moriscas.

Fernando III el Santo, emitió una nueva moneda de oro llamada dobla magna que valía 10 doblas de oro. La dobla comenzaba a ser la base del sistema monetario castellano.

ca-Sin título-19
Dobla Magna Fernando III
Anverso: Castillo de tres torres entre gráfila octolobular de puntos
Reverso: León rampante entre gráfila octolobular de puntos.

Alfonso X acuñó dobla de oro y fracciones, maravedí de plata y fracciones, y pepión de vellón.

ca-Sin título-20
Maravedí de Alfonso X (1252-1284)
Anverso: La leyenda ALFONSVS REX CASTELLE ET LEGIONIS
Reverso: Escudo cuartelado de Castilla y León

ca-Sin título-21
Maravedí Prieto de Alfonso X (1252-1284)
Anverso: Castillo de tres torres dentro de gráfila circular de puntos y la
leyenda: ALF:REX:CASTEL y una cruz.
Reverso: León dentro de una gráfila circular de puntos y la leyenda: ET:LEGIONIS y una cruz.

ca-Sin título-22
¼ maravedí de Alfonso X (1252-1284)
Anverso: ALFONSVS REX CASTELLE ET LEGIONIS
Reverso: Escudo cuartelado de Castilla y León

Pepión era una moneda de vellón castellana labrada en Burgos en el siglo XIV, en tiempo de don Alfonso X valía un medio dinero burgalés.

ca-Sin título-23 ca-Sin título-24
Óbolo de Alfonso X acuñado en La Coruña (1252-1284)
Anverso: Castillo de tres torres dentro de una doble gráfila cuadrada. Venera debajo y la leyenda: CA.ST.EL.LE.
Reverso: Un león dentro de una doble gráfila cuadrada y la leyenda LE.GI.ON.IS.

ca-Sin título-25 ca-Sin título-26
Dinero de Alfonso X Toledo 1252-1284
Anverso: Castillo de tres torres dentro de gráfila circular de puntos. Marca de ceca T debajo del castillo. Leyenda: Una cruz y ALF REX CASTELLE
Reverso: León dentro de gráfila circular de puntos. Leyenda: ET, tres puntos verticales, LEGIONIS

Sancho IV, introdujo en el sistema monetario castellano-leonés el cornado, también llamado dinero cornado, posiblemente por la cabeza coronada del rey en el anverso. Dos cornados valían un maravedí. También se emitieron los llamados cornados noven que valían nueve dineros. Asimismo emitió una moneda de plata llamada seisen o seiseno que equivalía a seis dineros.

ca-Sin título-27
Cornado noven de Sancho IV 1286-1295 Burgos
Anverso: Busto coronado del rey y la leyenda SANCII REX
Reverso: Castillo de tres torres y la leyenda CASTELLE LEGIONIS

ca-Sin título-28 ca-Sin título-29
Seisen de Sancho IV León 1284-1295
Anverso: Busto coronado del rey y la leyenda SANCII REX y una cruz alrededor
Reverso: Cruz patada con una estrella en el primer cuartel y una L en el tercero. La leyenda CASTELLE LEGIONIS y una cruz alrededor.

Desde la mitad del siglo XIV hasta los Reyes Católicos, el sistema monetario en Castilla se basó en las doblas de oro, los reales de plata y diversas monedas de vellón.

Fernando IV, el Emplazado, además de doblas, dineros y óbolos, acuño en Burgos una moneda de vellón llamada Pepión que valía medio dinero.

ca-Sin título-30
Pepión de Fernando IV (1295-1312)
Anverso: Castillo de tres torres rodeado por una gráfila circular y la leyenda CASTELLE
Reverso: León entre una gráfila circular y la leyenda LEGIONIS

Alfonso XI, el del Salado, batió cornados y cornados noven de vellón en distintas cecas con el mismo diseño distinguiéndose por la inicial de la ceca emisora en el reverso.

ca-Sin título-31
Cornado Noven de Alfonso XI Sevilla 1312-1350
Anverso: La cabeza del rey y la leyenda ALFONS REX
Reverso: Un castillo, una cruz y una S girada con la leyenda CASTELLE ET LEGIONIS

ca-Sin título-32
Cornado de Alfonso XI Burgos
Igual que el anterior pero con una estrella en el reverso

ca-Sin título-33
Cornado de Alfonso XI León
Igual que anteriores con una L y una estrella a ambos lados del castillo.

Pedro I, llamado el Cruel o el Justiciero, acuñó doblas de distintos valores, cornados, maravedíes e introdujo el real.
El real fue una moneda de plata, de 3,35 gramos, que comenzó a circular por Castilla durante la segunda mitad del siglo XIV y fue la base del sistema monetario español hasta el siglo XIX. Pedro I y sus sucesores, hasta los Reyes Católicos, acuñaron el real con la misma ley y tamaño. Posteriormente se emitieron reales de a ocho en las cecas americanas que son consideradas como las primeras monedas de uso universal debida a la gran aceptación que tuvieron. Carlos I y Felipe II batieron reales de oro en los Países Bajos con un valor equivalente a un escudo.

ca-Sin título-34
Dobla de oro de 20 maravedíes Pedro I 1350-1369 Sevilla
Anverso: Castillo, XX (indicativas de su valor) y la leyenda PETRUS DEI GRATIA REX CASTELLE
Reverso: León, una P (inicial del nombre del rey) y la leyenda PETRUS DEI GRATIA REX LEGIONIS

ca-Sin título-35
Dobla de oro de 35 maravedíes Pedro I
Anverso: Castillo y la leyenda PETRUS DEI GRATIA REX CASTELLE
Reverso: León y la leyenda PETRUS DEI GRATIA REX LEGIONIS

ca-Sin título-36
Dobla de oro de diez doblas Pedro I
Anverso: Busto del rey y la leyenda DOMINUS MICHII ADIUTOR ET EGO DIS PICIAM INIMICOS MEOS E
Reverso: Escudo cuartelado de Castilla y León con la leyenda PETRUS DEI GRATIA REX CASTELLE ET LEGIONIS MCCCLXXXXLIII

ca-Sin título-37
Real de plata de Pedro I
Anverso: Una P coronada y la leyenda DOMINUS MICHII ADIUTOR ET EGO DIS PICIAM INIMICOS MEOS E
Reverso: Escudo cuartelado de Castilla y León con la leyenda PETRUS DEI GRATIA REX CASTELLE ET LEGIONIS MCCCLXXXXLIII

ca-Sin título-38
Maravedí de vellón Pedro I
Anverso: Castillo y la leyenda PETRUS DEI GRATIA REX CASTELLE
Reverso: León y la leyenda PETRUS DEI GRATIA REX LEGIONIS

ca-Sin título-39 ca-Sin título-40
Real de Pedro I La Coruña
Anverso: P (con punto debajo a la derecha) coronada. Una cruz y la leyenda DOMINVS:MICHI:AIVTOR:EDEGODI / SPICIAM:INIMICOS:ME: entre gráfilas circulares de puntos, alrededor en dos filas concéntricas.
Reverso: Escudo cuartelado de Castilla y León dentro de doble gráfila tetralobular lineal. Vero (esmalte) entre lóbulos. Marca de ceca debajo. Leyenda :PETRUS REX CASTELLE ELEGIONIS, entre gráfilas circulares de puntos.

Enrique II, el bastardo o el de las mercedes, acuño la dobla de 35 maravedís de oro.
Monedas de plata: Real de 3 Maravedís, 1/2 Real, 1/3 Real o Maravedí.
Monedas de vellón: Real de 1/2 Maravedí, Real de 1/2 Maravedí, Cruzado, Cornado o Corona, Noven.

ca-Sin título-41 ca-Sin título-42
Real de Enrique II acuñado en Sevilla (1368-1379)
Anverso: Las dos primeras letras del nombre del rey, EN, coronadas y una cruz y la leyenda DOMINVS:MICHI:AIVTOR:EDEGO:DIS/PICIAM: INIMICOS:MEOS en torno a dos gráfilas circulares de puntos.
Reverso: Escudo cuartelado de Castilla y León dentro de doble gráfila tetralobular lineal. Marca de ceca S debajo. Una cruz y la leyenda ENRICVS:DEI:GRACIA:RES:CASTELL alrededor entre dos gráfilas circulares de puntos.

ca-Sin título-43
Real de ½ maravedí de Enrique II
Anverso: Busto coronado del rey y la leyenda ENRICUS DEI GRACIA REX CASTE
Reverso: Escudo cuartelado de Castilla y León y la leyenda ENRICUS DEI GRACIA REX CASTE

ca-Sin título-44
Cornado de vellón de Enrique II
Anverso: Busto coronado del rey y la leyenda ENRICUS REX
Reverso: Castillo de tres torres y la leyenda CASTELLE ET LEGIONIS

ca-Sin título-45 ca-Sin título-46
Noven de vellón de Enrique II
Anverso: Castillo de tres torres con una B debajo, una cruz y la leyenda ENRICVS REX C
Reverso: Un león rampante, una cruz y la leyenda REX DEI GRACI

Juan I acuñó monedas de plata: Real, 1/2 Real, 1/6 Real o Sexmo.
Monedas de vellón: Cornado, Noven, Blanca del Agnus Dei, 1/2 Blanca del Agnus Dei.

Se conocen con el nombre de Agnus Dei a las monedas de vellón emitidas por Juan I y Juan II que llevaban en su anverso una Y coronada y en el reverso el cordero de San Juan Bautista.

Blanca era el nombre de una moneda castellana acuñada por Juan I que equivalía a medio maravedí y que perduró, al menos, hasta Felipe II.

ca-Sin título-47
Blanca del Agnus Dei de Juan I
Anverso: Una Y coronada, una cruz y la leyenda AGNUS DEI QUI TOLIS PEC
Reverso: El Agnus Dei (Cordero de Dios) portando un estandarte, una cruz y la leyenda CATA MUNDI MISERERE NOBIS

ca-Sin título-48
½ Blanca del Agnus Dei de Juan I
Anverso: Una Y coronada, una cruz y la leyenda AGNUS DEI QUI TOLIS PEC
Reverso: El Agnus Dei (Cordero de Dios) portando un estandarte, una cruz y la leyenda CATA MUNDI MISERERE NOBIS

ca-Sin título-49
Real de Juan I
Anverso: Una corona sobre las letras IOHN entre una gráfila de puntos y la leyenda DOMINUS MICHI AVDITOR ED E/GO DISPICIAM INIMIC
Reverso: Escudo cuartelado de Castilla y León dentro de doble gráfila tetralobular. Florones en la unión de los lóbulos y una S como marca de la ceca debajo. Alrededor una cruz y la leyenda IOHANIS DEI GRACIA REX CASTELL

ca-Sin título-50
½ Real de Juan I de Sevilla
Anverso: Una corona sobre las letras IOHN entre una gráfila de puntos y la leyenda DOMINUS MICHI AVDITOR
Reverso: Castillo de tres torres con una S como marca de la ceca debajo entre una gráfila tetralobular. Alrededor una cruz y la leyenda IOHANES REX CASTELLE

ca-Sin título-51
Sexmo (1/6 de Real) del Agnus Dei de Juan I Sevilla
Anverso: Las letras IOH coronadas. La leyenda IOHANES REX CAS
entre dos gráfilas circulares de puntos.
Reverso: Castillo de tres torres, debajo marca de ceca S. La leyenda IOHANES REX CAS entre dos gráfilas circulares de puntos.

ca-Sin título-52
½ Real de plata de Enrique III
Anverso: Letras EN coronadas entre una gráfila de puntos, una cruz y la leyenda ENRICVS DEI GRACIA RE
Reverso: Escudo cuartelado de Castilla y León y la leyenda ENRICVS DEI GRACIA REX

ca-Sin título-53
Real de plata de Enrique III Sevilla
Anverso: Letras EN coronadas y la leyenda DOMINUS MICHI ADIVTOR ED EGO DISPICIAM INIMICO
Reverso: Escudo cuartelado de Castilla y León y la leyenda ENRICVS DEI GRACIA REX

ca-Sin título-54 ca-Sin título-55
Blanca de Enrique III Burgos (1390-1406)
Anverso: Castillo de tres torres con la marca de ceca B debajo y la leyenda ENRICVS DEI GRACIA RE
Reverso: León rampante y la leyenda ENRICVS DEI GRACIA REX

ca-Sin título-56
Dobla de 20 doblas de Juan II 1423
Anverso: Rey a caballo sosteniendo una espada
Reverso: Escudo cuartelado de Castilla y León con una S en los cuarteles 2 y 3 indicativa de la ceca.
En ambas caras figura la leyenda DOMINICUS JOHANES DEI GRACIA REX CASTELLE ET LEGIONIS.

La dobla de la banda era una moneda de oro de menor ley que la dobla. Se la denominaba así por la banda que cruzaba el escudo que figuraba en su anverso. En la mayoría de los casos aparecía una cabeza de león en cada extremo de la banda.

ca-Sin título-57
Dobla de la banda de Juan II Toledo (1442-1454)
Anverso: La leyenda IOHANES DEI GRACIA REX CASTELE alrededor de un escudo con una banda en cuyos extremos figuran cabezas de leones. La letra T (ceca) sobre el escudo
Reverso: IOHANES DEI GRACIA REX CASTELE alrededor del escudo cuartelado de Castilla y León.

ca-Sin título-58
Dobla de la banda de Juan II Sevilla
Anverso: La leyenda IOHANES DEI GRACIA REX CASTELE alrededor de un escudo con una banda en cuyos extremos figuran cabezas de leones. Reverso: IOHANES DEI GRACIA REX CASTELE alrededor del escudo cuartelado de Castilla y León. La letra S de la ceca.

Enrique IV, llamado el Impotente, batió doblas de oro a las que se denominaron enriques en honor del rey. Se acuñaron enriques y enriques de la silla, llamados así porque en su anverso aparecía la figura sedente del rey. Entre estos últimos existían enriques viejos o de buena ley que, en un principio, equivalían a 420 maravedíes y enriques nuevos o toledanos de ley más baja que se tasaban en 350 maravedíes.
El 12-5-1473, en Segovia, estableció una nueva paridad entre monedas asignando los siguientes valores:
1 Enrique valía 400 maravedíes
1 Dobla de la banda valía 300 maravedíes
1 Florín aragonés valía 200 maravedíes
3 Blancas valían 1 maravedí
1 Blanca valía 3 cornados

ca-Sin título-59
Enrique de Enrique IV de Sevilla
Anverso: Castillo de tres torres entre una gráfila lobular con módulos entre lóbulos, una cruz y la leyenda ENRICVS DEI GRACIA REX
Reverso: Un león rampante entre una gráfila semejante a la del anverso, una cruz y la leyenda XPS VINCIT XPS REGNAT XPS IMPER

ca-Sin título-60
Enrique Nuevo también llamado enrique toledano (18 kilates)
Anverso: Rey sentado en un trono sosteniendo una espada entre una gráfila circular de puntos y la leyenda ENRVS CVARTVS GRACIA DEI REX y una cruz
Reverso: Escudo cuartelado de Castilla y León rodeado por una gráfila de puntos y la leyenda ENRICVS REX CASTELLE LEGIONIS y una cruz.

ca-Sin título-61
Cuartillo o ¼ de Real de vellón de Enrique IV
Anverso: Busto coronado del rey y la leyenda ENRICVS QVARTVS GRACIA DEI REX
Reverso: Castillo de tres torres y la leyenda ENRICVS REX CASTELLE ET LEGIONI

ca-Sin título-62
Real de plata de Enrique IV 1471 Segovia
Anverso: Busto coronado del rey y la leyenda ENRICVS QVARTVS DEI GRACIA REX
Reverso: Castillo de tres torres y la leyenda ENRICVS REX CASTELLE ET LEGIONI

Anuncios
comentarios
  1. adrian dice:

    hola buenas tengo una moneda antigua y creo que es de juan II pero necesito informacion, dejo mi wasap por si alguien sabria informarme 658249273

  2. Francisco dice:

    Hola tengo una moneda que tiene tres castillos parece que estan en llamas y la letra F debajo por el otro lado un leon ,es de cobre y no la veo por ningun lado,puede ser falsa?

  3. justo dice:

    Hola: me gustaria saber si Juan II tiene sexto real de ceca Coruña

    • josealbertoj dice:

      Buenos días Justo: No soy un experto numismático por lo que no puedo responder con exactitud a tu pregunta. Pero lo que sí puedo hacer es recomendarte la lectura del libro “El vellón castellano del siglo XV” de José Luis Braña y Antonio Roma Valdés que contiene abundante información sobre la acuñación de la moneda de plata en Castilla y León, incluso textos de las Cortes solicitando al rey que batiera reales y fracciones de ellos., En estos escritos se menciona la ceca de La Coruña, aunque no parece que la relacionen expresamente con la emisión de sextos de real.
      Un saludo

  4. Billy Jack Orellana dice:

    Hola buenas, tengo una moneda de oro, de un lado tiene una cara de un hombre y del otro lado tiene un leon sosteniendo una espada en la mano derecha, y en la parte de arriba del leon tiene como una corona, es del año 1779.
    Kisiera saver de donde es, no entiendo lo k dice porque las letras son como en arabe.

  5. Jose dice:

    Tengo moneda de plata una cara con un leo otra parece un castillo
    Saben que moneda puede ser

  6. Abdellah dice:

    Tengo una moneda muy antigua de una cara hay un leon y de otra un catello y pone en la cara donde leon rex legionis una cruz peqena alfonsvs del gracia y de la otra cara del catello rex castelle una cruz peqena alfonsvs del gracia

  7. Maria dice:

    Hola,tengo una moneda que por una csra tiene la cruz de pelayo,con castillos y leones,y por la otra figuras humana,sabría decirme que moneda es.
    Un saludo

    • josealbertoj dice:

      Buenas tardes María: Para darle mi opinión necesitaría ver una fotografía de las dos caras de la moneda. Puede enviármelas a la dirección del mail que figura en la web. Un saludo

  8. alex dice:

    Hola, buenos días.
    En varias páginas he encontrado la misma moneda. En unas la denominan “MONEDA COBRE REYES CATÓLICOS, BLANCA 1469/1504 CECA DE TOLEDO” y en otras aparece como “BLANCA DE LA CECA DE TOLEDO A NOMBRE DE LOS REYES CATÓLICOS” fechada entre 1506-1530.
    Mi pregunta es ¿a qué se debe esto? ¿Se trata de la misma moneda?.
    dejo un enlace donde aparece dicha pieza:
    http://www.maravedis.net/rrcc_blanca_toledo.html tipo TO-3
    Muchas gracias de antemano y felicidades por tan estupendo post!

    • josealbertoj dice:

      Buenas tardes Alex: Le agradezco el comentario sobre mi publicación y paso a informarle que no soy numismático profesional. Sólo soy un aficionado al tema de la moneda en la Historia que efectué un trabajo serio con el único objetivo de satisfacer mi curiosidad. Una vez terminado, decidí publicarlo por si encontraba alguien que pudiera interesarle. Y eso hice.
      Sobre su pregunta, no podría responderle con garantías sin hacer un estudio muy detallado del original. En mis investigaciones monetarias he encontrado razones para afirmar que la numismática no es una ciencia exacta, ni mucho menos. He hallado fotografías de monedas con idéntica datación, denominación y diseño, pero con peso, diámetro y ley distintos, según la fuente consultada, y viceversa.
      Las emisiones de monedas antiguas no estaban exhaustivamente documentadas como las actuales y las conclusiones sobre los ejemplares batidos se basan, a veces, en opiniones más o menos fundamentadas de los estudiosos, que, a menudo, son rebatidas por otros.
      Siento no poder responder adecuadamente a su pregunta.
      Un cordial saludo

Responder a Francisco Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s